Joyas de oro

Tipos de oro

El oro es un metal cuyo número atómico es el 79, su símbolo es Au. Es blando, brillante, pesado, maleable, amarillo, dúctil y no reacciona con la mayoría de los productos químicos pero resulta ser sensible al cloro y al agua regia. Este metal se encuentra en la naturaleza en forma de pepitas y en depósitos aluviales. Se utiliza no sólo en joyería sino también en la acuñación de monedas, en varias industrias y en la electrónica. El oro posee un color amarillo pero su tonalidad puede tornarse a distintos colores de acuerdo a los distintos metales con los que se los fusione. El oro puro resulta ser demasiado blando para ser usado en estado natural, por lo que se lo junta y alea con otros metales para agregarle dureza a dicho metal.

Oro colores

Estas aleaciones se utilizan en la fabricación de joyas de oro para lograr las diferentes tonalidades con las que se conoce a este material. El oro amarillo (oro, plata y cobre), el oro rojo (oro, cobre), el oro rosa (oro, plata y cobre), el oro blanco (oro, paladio y plata), el oro gris (oro, níquel y cobre) y el oro verde (oro y plata). El oro puro es el oro de 24 quilates. Como el oro puro es muy suave y blando, se lo mezcla para lograr mayor dureza.

La marca de calidad de oro

La marca de la calidad del quilate en una joya de oro, brindará la información acerca de la proporción de oro que se utilizó en la confección de la misma. Cuanto mayor sea la cantidad de quilates utilizada, más alta será la proporción de oro que se utilizó en la joya de oro y más alto su valor económico. El oro utilizado en joyería es el oro alto o de 18 quilates, es decir, que posee dieciocho partes de oro por seis partes de otro metal. El oro medio es el oro de 14 quilates que posee catorce partes de oro y diez partes de otros metales. En cada caso la pieza de joyería debería una declaración de que dicha pieza fue realizada en oro. La mayoría de las joyas de oro está marcada con la cantidad de quilates que se ha utilizado para su confección aunque este acto no está requerido por la ley. Las joyas también pueden estar enchapadas en oro en una variedad grande de maneras. Enchapados en oro son todos aquellos artículos o piezas que están mecánicamente, electro-mecánicamente o simplemente enchapados en dicho material sobre cualquier base metálica. Estos productos poseen un valor económico considerablemente menor a los que están confeccionados totalmente en oro, cualquiera sea su marca de quilate. Además, el oro del enchapado se desgasta con el uso. Por lo tanto, la duración de la pieza estará sujeta a la cantidad de uso que se le de a la joya y de cuán grueso es el enchapado.

Revestimiento con oro

Los artículos revestidos en oro, laminados en oro o con lámina de oro son las joyas que poseen una capa de oro diez quilates como mínimo que se unen a un metal que aporta la función de base. Este dato debería estar rotulado en alguna parte de la pieza. La información que debe grabarse es la cantidad o marca del quilate utilizado en su confección con una abreviatura que indique que la pieza está laminada en oro y que aclare que no está confeccionada con el material en cuestión en su totalidad, por ejemplo: una pieza que posea la inscripción 14K RGP (significa 14 quilates rolled gold plate). El electroenchapado en oro es la técnica que se utiliza en todas aquellas joyas de oro que poseen una capa inferior a los 175 micrones del material en cuestión y que utilizan un proceso electrolítico para depositar el oro sobre otro metal. También existen en joyería todas aquellas piezas con destellos de oro o lavadas en oro. Son aquellas joyas de oro que fueron electroenchapadas con una capa extremadamente delgada de oro, o sea, menor a 175 micrones de grosor. Este proceso hará que la delgada capa de oro se desgaste más rápidamente que en cualquier otra joya de oro ya que se utiliza muy poco material en la confección.

joyas de oro

Mitos y verdades sobre las joyas de oro

El oro se ha empleado desde tiempos remotos como símbolo de pureza, valor, realeza, etc. En la Antigüedad, algunos pueblos tenían la creencia de que con sólo servir sus comidas en platos de oro, alargarían el tiempo de vida y se retardaría el envejecimiento. Los alquimistas, desde hace muchísimo tiempo, tienen como objetivo producir oro partiendo de sustancias de menor valor como por ejemplo el plomo, mediante la búsqueda de la piedra filosofal. No existe constancia científica ni histórica que constate que esto se logró en algún momento.

En Europa, durante la peste negra, los alquimistas creían que curarían a todos los enfermos haciéndoles ingerir oro pulverizado finamente. En el Evangelio de Mateo, uno de los regalos que los reyes magos le regalan al niño Jesús, era oro. Los otros dos eran mirra e incienso. Por todos estos motivos históricos, el oro fue y sigue siendo hasta nuestros días uno de los materiales más codiciados y prestigiosos que existen en el mundo. Por eso, regalar una joya de oro, siempre es una excelente opción. La persona a la que le regalen la pieza, se sentirá infinitamente agasajada y gratificada. No dude en regalar joyas de oro, ya que siempre son signo de elegancia, prestigio y distinción. Recuerde al elegir la pieza, observar la marca del quilate. Si no aparece en la pieza o la marca resulta dudosa, es preferible buscar otra pieza, no se arriesgue y busque certificaciones siempre. Las joyerías serias no dudarán en rectificar cualquier duda que usted tenga con respecto al producto.

Otros artículos relacionados: