Joyas de diamantes: cómo se producen los diamantes y una elección correcta de joyas de calidad

Joyas de diamantes

anillo con diamante

En la actualidad, las joyas de diamante son las más preciadas en el mundo entero. Desde hace años, el diamante y las joyas de diamantes figuran entre las piedras más preciosas distinguidas y preferidas por el ser humano. Fueron las civilizaciones orientales las primeras en descubrir esta gema. India es el país que resultó ser, a lo largo de la historia de esta piedra, su más extenso productor y dio al mundo los más magníficos diamantes, como el Ko-i-nor (que significa montaña de luz) que pesaba, en bruto, 78,5 quilates de joyería. El calificativo del diamante proviene del griego adamas o adamantem, que significa el invencible. En efecto, ha sido utilizado con frecuencia para simbolizar lo eterno y lo infinito. Además, antiguamente, se le conferían toda clase de poderes extraños a esta joya. El diamante llegó a Europa en el tercer siglo anterior a nuestra era, quizás como resultado de los viajes de Alejandro Magno, que provocaron un enorme intercambio entre los puertos del Mar Rojo y los de la Costa de Malabar, en la India.

Precio de los diamantes

Los diamantes son tan caros simplemente por la ley de la oferta y la demanda. En los países anglos es acostumbrado adquirir y regalar diamantes al contraer matrimonio, sobretodo en Estados Unidos. Este hecho establece la demanda de las joyas de diamante. Las zonas de producción de diamantes más populares y controvertidas suponen nombrar, al menos, la producción de Sierra Leona. También las de Angola y Liberia. La producción de diamantes mueve anualmente la extraordinaria cifra de siete mil millones de dólares (U$S 7.000.000.000.000) que, luego de la venta y el trabajo de joyería realizado, supone un mercado mayor a esta cifra. La discusión en torno a la obtención de los diamantes nace porque esas zonas se encuentran militarizadas. En el comercio de joyas de diamante se pierden miles de vidas por año. Y se maneja cierta información que supone que acerca de una gran parte del dinero recaudado con el comercio de estas piedras preciosas, son destinados a los conflictos armados. Por otra parte, existe un convenio para regularizar y establecer los precios de venta de estas joyas, es decir, para reglamentar la oferta. El monopolio que controla todos los medios para el corte, el pulido y la distribución de los diamantes, además de los medios de crédito y su financiación en todo el mundo es el grupo De Beers. Este grupo compra los diamantes a un precio fijo a los países africanos, los almacena y los distribuye a los cortadores en Inglaterra, Bélgica, Israel y otros lugares del mundo.

Elegir joyas de diamantes

joyas diamantes modelos

Para elegir una buena joya de diamantes hay que  considerar el corte, el color y la claridad. Cada uno de estos factores afectará el precio de la pieza de diamante. El tamaño del diamante es medido por quilates. Los precios se elevan velozmente según se acreciente el peso en quilates de la joya. La gran parte de los diamantes tienen defectos imperceptibles llamados inclusiones, invisibles e imperceptibles a simple vista. La claridad de un diamante es determinada por la cantidad y dureza de estas inclusiones. Los diamantes perfectos son muy extraños de encontrar y resultan ser muy costosos. La gran mayoría de los diamantes parecen blancos, pero todos tienen rastros amarillos, siendo éstos, los diamantes más lujosos entre los de la clase de los incoloros. Sin embargo, un diamante con un color amarillo canario brillante puede valer más que su semejante sin color. Los joyas de diamantes de fantasía vienen en una variedad de colores profundos, incluyendo amarillo profundo, rosado, verde, azul y negro. Para mantener las joyas de diamante en buen estado es recomendable  lavarlas de vez en cuando con agua y jabón ya que el polvo, la grasitud de la piel y otras sustancias pueden causar que tus diamantes o piedras pierdan su brillo.

Mantenimiento

En las joyas de diamantes con ajustes metálicos, hay que tener especial cuidado ya que este puede arañar la piedra cuando se realice algún movimiento brusco manejando la pieza. Para las manchas más resistentes se puede usar una solución débil de amoníaco y agua (alrededor de una parte del ingrediente activo por cuatro partes de agua) y un cepillo de cerdas  muy suave. Los exámenes anuales con la asistencia de un joyero  permiten mantener las joyas de diamantes y demás piedras preciosas limpias y educadamente colocadas en sus ajustes. Un joyero especializado puede limpiar las piedras con vapor o con ultrasonido, aunque el ultrasonido no es demasiado recomendable ya que este método puede ocasionar grietas internas o defectos peores en las joyas de diamantes y, en consecuencia, hacer que descienda el costo de la misma. Cuando poseas las joyas de diamantes en tu casa, guarda las piezas individualmente en bolsas de algún género suave para impedir que se toquen unas con otras, impidiendo que se rayen.

Joyas de diamantes: cómo se producen los diamantes y una elección correcta de joyas de calidad
5 (100%) 1 vote

¡Escribe un comentario!