Joyas con perlas negras

Cada joya tiene una historia. Los pendientes de perlas negras suelen tener detrás una historia de intriga y sofisticación. Casi se las escucha susurrando historias sobre su formación en las profundidades del océano.

Surgen después de desarrollarse hasta convertirse en las esferas perfectas y oscuras que buscan los recolectores de todo el mundo.

Pendientes de perlas negras

Abrir aquella pequeña caja me dejó sorprendida. En su interior había unos pequeños pendientes con perlas negras. Tengo que admitir que ha sido uno de los mejores regalos que he recibido.

Descubrí que la joya formaba parte de una herencia, así que decidí investigar. Las perlas pertenecían a una dama escocesa de principios del siglo XX. La propietaria original de esos pendientes era descendiente de María, reina de Escocia.

María tenía una hija que se trasladó a Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. La joya llegó también al Nuevo Mundo de la mano de esta dama. Se instalaron en un pequeño pueblo cerca de Pittsburgh, Pennsylvania. La chica no tenía hijas, pero le regaló sus pendientes a su nuera.

Ella los conservó durante el resto de su vida. Desafortunadamente, no tuvo hijos propios, por lo que pasaron a formar parte de los buienes de su marido, donde los compró mi esposo.

Los llevo puesto desde encontes. El único inconveniente es que a veces no se ven fácilmente. Tengo el pelo largo y las pequeñas perlas negras desaparecen entre los mechones. El problema lo soluciono colocando mi pelo alrededor de los pendientes, aunque lleva un poco más de tiempo.

Deja un comentario