8 septiembre, 2020

Estuches para joyas, un elemento de protección

Un estuche es una caja pequeña que se utiliza para guardar cosas de manera ordenada y segura. Generalmente, los estuches son utilizados por las personas para guardar todos aquellos objetos que son pequeños y que poseen un valor comercial un tanto elevado. Algunos ejemplos de cosas que se guardan en estuches son las joyas, los relojes, las plumas estilográficas, piedras preciosas, etc. Algunos estuches para joyas ofrecen alguna protección extra como por ejemplo un acondicionador interno que funciona como inmovilizador del objeto a la vez que brinda una presentación más elegante del mismo. Un ejemplo de este tipo de estuches puede ser el estuche que se utiliza para los collares o cadenas que mantienen quieta a la cadena evitando que el objeto se mueva y se golpee contra los bordes o que se corra sólo para un costado, y a la vez, ofrecen una visión del producto mucho más bella ya que al abrir el estuche, la joya se encuentra estirada y acomodada en perfectas condiciones.

En el sector de embalaje, se denomina estuche en forma genérica a todo aquel embalaje de dimensiones pequeñas. El material de fabricación de un estuche puede ser cualquiera: papel, madera, plástico, cartón corrugado, etc. El material más utilizado para embalaje es el cartón. Este material se utiliza por ejemplo para las medicinas, los perfumes, los bombones, las colonias, etc. Algunos de estos estuches para joyas utilizan una técnica denominada offset que sirve para imprimir los estuches. La impresión que se realiza es de alta calidad y se pueden agregar a la misma distintos tratamientos especiales como relieves, estampados o la aplicación de barnices ultravioletas que hacen que la caja luzca tornasolada. Estas técnicas son muy utilizadas en los estuches de los perfumes ya que aportan una cierta imagen de lujo y distinción que un estuche de colores comunes no puede otorgar.

En muchas ocasiones, el estuche para joyas cuenta con un forro interno que puede ser en tela o en otros materiales suaves y nobles que se utilizan para evitar que el objeto que porta el estuche sufra algún maltrato o descuido. Este tipo de cuidado se utiliza en los estuches que portan objetos delicados y de gran valor económico. Un ejemplo es, justamente, los estuches para joyas que necesitan de materiales suaves y delicados para cuidar los metales y las piedras del objeto que portan. En algunos casos, este forro interno puede estar realizado en materiales esponjosos para ayudar a amortiguar el impacto si el estuche llegara a recibir un golpe, por algún motivo durante su transportación con el objeto dentro. En los diseños de los estuches para joyas, se cuidan mucho estos detalles ya que las joyas son objetos de gran valor económico y, a la vez, de mucha fragilidad. El forro realizado con telas suaves en los estuches para joyas, sirve a su vez, para cuidar y proteger a la joya para que no sufra rayaduras o para que no se altere el acabado externo de la pieza.

Estuche de joyas

Diseños de estuches para joyas

Muchos metales suelen tener reacciones si poseen contacto con el aire, por lo cual el guardado en un buen estuche, puede llegar a impedir que la pieza se altere en forma alguna, por más mínima que sea. La industria que se encarga de la fabricación y la comercialización de los estuches, sean estuches para joyas o para cualquier otra función, se la denomina estuchería o industria estuchereadora. Entre los estuches para joyas, esta industria se encarga de fabricar no sólo los estuches que se utilizarán para realizar la venta al público de los productos de joyería sino que también se encarga de la fabricación y de la comercialización de los muestrarios y expositores de las joyas. Entre los estuches para joyas encontramos desde los más simples como las famosas bolsitas hasta las más espectaculares cajas y expositores. Las bolsitas son utilizadas tanto para joyería como para relojería. Están realizadas en organza o en telas símil terciopelo para proteger los delicados productos que llevarán dentro. Vienen de varios colores y formatos. Poseen un juego de hilos que permite ajustar la parte superior impidiendo que el producto se escape del estuche. Las cajas están fabricadas en distintos materiales. Los más utilizados son el cartón y el plástico.

Las cajas ofrecen un poco más de protección que las tan utilizadas bolsitas y se utilizan no sólo para joyería sino también para otras industrias ya que resultan muy llamativas y decorativas cuando de regalos se trata. Existen unas cajas un poco más grandes y con materiales más duros que se utilizan para diferentes usos como muestrarios o para el guardado de medallas conmemorativas que requieren una elegancia más importante. Otros estuches para joyas poseen su interior acolchonado y cubierto con tela suave para una mayor protección de la joya. Entre los estuches para joyas se encuentran las denominadas mantas de viaje para muestrario que son utilizadas por los vendedores de joyas para trasladar sus productos. Consisten en un interior forrado con telas suaves o afelpadas que poseen distintos métodos para guardar cadenas, anillos, pulseras y todo tipo de joyas. El exterior puede estar realizado en el mismo material o en algún material más rígido. La mayoría están presentados en forma de sobre. Por último se encuentran las bateas y expositores. Las bateas son las bandejas que se utilizan para la exposición de los productos y brindan una protección y una presentación ideal. Los expositores son los petos y tacos que se utilizan en las joyerías tanto para la exposición de vidrieras o escaparates como para la exposición de los productos en los mostradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *