9 septiembre, 2020

Cómo se realiza una subasta de joyas

subasta de joyas

Antes de hablar de una subasta de joyas debemos definir lo que es una «subasta», entendemos por esta a un tipo de venta organizada de algún producto especial que es requerido por varias personas. La competencia en una subasta es directa ya que todas las personas deben encontrarse en el recinto en el momento de la compra y, generalmente es pública ya que existen también subastas o remates en donde la persona puede realizar su oferta sin que los demás participantes sepan cuál es. El comprador que realice la mejor oferta, es el que termina realizando la compra. El producto subastado se entrega al mejor postor a cambio del dinero que haya ofrecido por él. Si la subasta se realizo a sobre cerrado, el producto será entregado a la persona que realizó la mejor oferta. No existe posibilidad alguna de mejorar la oferta final en una subasta realizada con la modalidad de sobre cerrado.

Una subasta de joyas se realiza para poder ofrecer al mercado objetos de joyería antigua o que posean un valor histórico importante (que hayan pertenecido a algún personaje de la historia en especial como alguna reina o algún personaje de la nobleza). La subasta de joyas puede realizarse para vender un lote completo de las mismas o para vender las piezas por separado. La particularidad que ofrece este tipo de remates es que ofrecen precios muy competitivos para el joyero que ofrece los productos debido a la pelea o puja entre los posibles compradores de la joya. Las subastas de joyas tienen una particularidad con la que no todos los que se inician en esta actividad, tienen en cuenta y es que la puja trae aparejado un cierto valor agregado. Todas aquellas personas que concurren a una subasta de joyas por primera vez y desean participar de la misma, deberán tener en cuenta este detalle para calcular la oferta que desean previendo el valor agregado que deberán agregar a la suma ofrecida en caso de terminar realizando la compra. Este valor agregado tiene que ver con la garantía del producto.

La casa subastadora ofrece por cada producto integrante del lote o por cada producto individual que se remata una garantía. Antes de realizar cada remate o subasta de joyas, un equipo de profesionales de la joyería se ha dedicado al estudio minucioso y exhaustivo de la joya para comprobar la autenticidad de la misma y descartar que se trate de una imitación. Además, tendrán que verificar que el estado en que la joya se encuentra y sus características. El resultado de esta evaluación realizada por los joyeros profesionales que trabajan para la casa subastadora, será difundido en la subasta de las joyas como la información que describe al producto. Finalmente, el equipo especializado estipulará el valor de la pieza. Por eso, cuando de subastas de joyas se trata, siempre conviene concurrir a casa o a lugares de renombre ya que de esta manera, el comprador se asegurará que obtendrá piezas legítimas y de gran calidad a cambio de su dinero.

Una característica que hace que las subastas de joyas resulten ser tan atractivas es el precio que alcanza cada pieza en su remate. La mayoría de las veces, el precio alcanzado resulta ser inferior al precio real de la pieza. Al revisar el catálogo de una subasta, se puede observar que además de la historia de la pieza y de sus características principales, la ficha ofrece el precio de salida que la pieza tendrá en la subasta. El precio de salida es el precio con el que la joya se ofrecerá en el momento de ser subastada. Al iniciar la subasta de la joya, el rematador ofrecerá la pieza con su precio de salida y cada postor añadirá un valor a ese precio. De esta manera, el precio de la pieza va incrementándose de acuerdo a la demanda que exista. Cuando las pujas cesan, el postor que realizó la última oferta es el que, finalmente, comprará la joya. Si existen varios postores que desean adquirir la misma joya, la pieza adquirirá un valor importante. Por el contrario, si los postores que pujan por la pieza son pocos, el valor final de la pieza será un poco inferior ya que la puja terminará antes.

Clases de subastas de joyas

Muy pocas veces, el valor de las joyas duplica el precio de salida. Existen principalmente dos tipos distintos de subastas: la subasta en sobre cerrado y la subasta dinámica. La subasta en sobre cerrado, a su vez, puede ser de primer precio o de segundo precio. La subasta a sobre cerrado consiste en que los postores presenten su oferta en una sola ocasión. Los hacen en forma secreta de manera que ningún postor sepa la cifra que ofreció otro postor. Las subastas de joyas en sobre cerrado de primer precio son aquellas en las que gana el postor que más dinero ofreció. En las de segundo precio el ganador debe pagar el precio ofrecido por quien quedó en segundo lugar. En la subasta dinámica las ofertas de los postores se conocen en el momento y se pueden modificar de acuerdo a las ofertas que vayan haciendo los postores competidores. La subasta es abierta. Las subastas de joyas dinámicas pueden ser ascendentes, descendentes o americanas. Las ascendentes, denominadas también inglesas, en donde se parte de un precio y los postores realizan ofertas incrementando el mismo, hasta que finalmente adquiere la pieza el que ofrece el precio mayor. En las descendentes, denominadas también holandesas, se inicia la subasta con un precio determinado que es superior a todas las ofertas y que el subastador va bajando por etapas. Termina adquiriendo la pieza el postor que acepte el primer precio. En la subasta de joyas americana los postores deben pagar la oferta que hacen pero sólo la oferta más alta termina adquiriendo el producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *