29 mayo, 2020

Cómo es el proceso de la restauración de joyas

Cómo es el proceso de la restauración de joyas

Los trabajos de conservación y restauración de joyas hechas con metales y piedras preciosas actualmente deben respetar la originalidad del diseño y los materiales utilizados deben ser compatibles con el material original. La restauración de joyas se divide básicamente en dos pasos: la limpieza del objeto en cuestión, y la unión de los fragmentos, en caso de que el mismo se encuentre roto o deteriorado.

Limpieza

Antes de realizar un trabajo de restauración en una joya, la limpieza del metal o la piedra es fundamental. En ocasiones cuando la pieza presenta algún tipo de oxidación debe limpiarse con un producto especializado en metales. También existe un método mecánico de limpieza pero por la propensión a rayones que tiene este tipo de maquinaria es preferible no usarlas. Tampoco se recomiendan limpiezas con electrolititos ya que son muy agresivos y pueden provocar una rotura en el interior de la pieza.

Unión de fragmentos

Aunque la mayoría de los joyeros utilizan la soldadura para este tipo de casos la verdad es que no es muy recomendable ya que cuando es el metal el que debe ser soldado el calor le produce un cambio de color no uniforme y si el metal es muy frágil puede llegar a tener un cambio en la forma original en el que estaba moldeado. En el caso de ser una piedra preciosa, este tipo de piezas pueden llegar a pulverizarse. De todas formas los profesionales en la restauración de joyas suelen ser muy delicados y cuidadosos a la hora de hacer su trabajo.

Restauración de joyas de oro

Los materiales que se utilizan en la restauración de joyas de oro son, acido nítrico. Bicarbonato, una lámina de oro de 23k, agua destilado, un micro soldador, pulimento, fundente, y tijeras de cirugía. Para comprender mejor el desarrollo del procedimiento pondremos como ejemplo a una cruz de oro; la misma debe colocarse en una pastilla de cera ya que esta pone en evidencia la forma original de la cruz y así ayuda a definir donde se efectuaran las soldaduras. Utilizando una copia del modelo de la cruz hecha en un papel se recorta la lámina de oro exactamente igual. La lamina debe ser soldada milimétricamente para no tener soldaduras en los puntos de rotura, de lo contrario no se apreciaría la restauración de la joya. Para conservar el aspecto original se debe pulir y limar hasta conseguirlo.

Es recomendable utilizar una soldadura por difusión a menos de 900º y con sales de cobre, utilizando en las roturas carbonato de cobre molido y puro mezclado con goma de arabia que debe estar diluida en agua destilada y aplicar posteriormente la lamina de oro en toda su extensión a la unión de las partes quebradas para así disimular los puntos y poder respetar las nervaduras de la cara donde se aplicara el esmaltado final. Así la cruz presentará su estado original.

Restauración de relojes

La restauración de joyas también incluye a los relojes, aquí el procedimiento debe hacerse teniendo en cuenta algunas recomendaciones: La restauración debe producir el mínimo de modificaciones en la maquinaria del reloj. Se debe hacer un mantenimiento periódico del mecanismo del reloj ya sea mecánico o electrónico. Las piezas a cambiar deben poseer las mismas características que las originales. En el caso que sea un reloj eléctrico, sus circuitos deben estar protegidos de cualquier descarga atmosférica. Si el reloj es antiguo debe ser reparado o restaurado con piezas de optima calidad ya que este tipo de relojes no debe ser expuesto a demasiadas reparaciones. Es recomendable elaborar un informe de todo el proceso de restauración del reloj, con detalles y fotografías para poder tener una especie de guía en el caso que el mecanismo del reloj vuelva a fallar, y también para llevar un registro de la frecuencia con la que se restaura o repara esta pieza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *