Testimonio real: ¿por que elegí este anillo de compromiso?

Hoy Mónica nos cuenta su historia en la selección de su anillo de compromiso. Esperamos que os sirva de inspiración a todas aquellas personas que os encontráis en la búsqueda del vuestro.

La historia de Mónica

La búsqueda demi anillo de compromiso fue, sin duda, uno de los momentos más agridulces de mi vida. Después de que el hombre al que amo me propusiera matrimonio, queriamos encontrar algo que simbolizara a la perfección el gran paso que íbamos a dar. Pero no teníamos claro el anillo que queríamos.

Para encontrarlo, hicimos una búsqueda en incotables páginas web. Había muchos cortes diferentes de diamantes y gemas variadas. Todos eran bonitos, lo que hizo la búsqueda aún más difícil. Nos costó mucho determinar lo que realmente se adaptaba a nuestros gustos. ¿Queríamos un diamante solo? ¿Con gema de color? ¿Varios diamantes? Luego surgieron otras preguntas… ¿Oro de 9K o de 18k? ¿Blanco o amarillo?

Después de la búsqueda por internet, fuimos a las joyerías locales para ver cómo eran los anillos de manera física. Los joyeros nos hicieron pensar… ¿Y si lo que realmente necesitábamos era un juego de novia y no un anillo de compromiso? También podíamos elegir pendientes, collares y pulseras. ¿Queríamos comprarlos? ¿O quizás nuestras madres querrían darnos las que llevaron en su día especial?

Todas las futuras novias se merecen vivir ese momento en el que encuentran el anillo que van a llevar el resto de su vida. Mi prometido y yo encontramos un sitio web que vendía un hermoso anillo de compromiso de 18 quilates de corte princesa con 5 diamantes más pequeños a cada lado del diamante grande. También descubrimos una alianza de boda a juego y unos pendientes preciosos para nuestras madres.

A día de hoy odemos enseñar con orgullo el magnífico anillo que simboliza nuestro amor mutuo.

Inspírate

Y hasta aquí la historia de Mónica. Como ella, hay una gran cantidad de chicas que están buscando su anillo de bodas. Por ello, queremos animarlas a seguir con la búsqueda y que no desesperen.

¡Siempre hay un anillo hecho para cada mujer!

Inspírate en lo que Mónica nos cuenta y, sobre todo, no tires la toalla.

Deja un comentario