El nácar: la madre de las perlas

perla y nácar

Las joyas siempre están de moda, ya sean para arreglarse o para un día cualquiera. Uno de los complementos más atractivos para cualquier conjunto es una gema de nácar. Son piedras preciosas que, cuando se les añade un collar, unos pendientes y un anillo, proporcionan al instante una elegancia única.

El nácar puede encontrarse en casi todos los colores del arcoíris. Cuando vayas a una joyería, te sorprenderán todas las posibles opciones.

Uno de sus usos más comunes es en los collares. Ya estén fabricados de oro o plata, encontrarás algo que se adapte totalmente a tu estilo. También hay una gran variedad de diseños. Si llevas alguno de estos accesorios con un conjunto informal, se convertirá inmediatamente en el centro de atención.

Y es que, aunque las flores son una opción muy atractiva, hay otros muchos adornos disponibles. Entre estos puedes encontrar corazones, óvalos, círculos, diamantes y estrellas, cada uno con su propio encanto.

Los pendientes de nácar también son una opción ideal. Combinan la elegancia de las piedras preciosas con la asequibilidad de lo que puedes esperar de una pieza de bisutería. Es una de las razones por las que la gente se siente atraída por estas piezas de nácar: su gran belleza a un precio asequible.

Sin embargo, muchas mujeres optan por un par de piezas de nácar a juego. Puede tratarse de un par de pendientes con un anillo o pulsera. Estas son una inversión estupenda y durarán muchos años sin pasar de moda.

Los hombres también pueden añadir el nácar a su vestuario con un reloj o unos gemelos elaborados con este material. Aunque muchos hombres evitan llevar pidras preciosas, el nácar es realmente sutil.

Deja un comentario